lunes, 14 de noviembre de 2016

Vía Crucis cubano del pan



La primera estación es cuando al pasar por la panadería de Aguilera y San Miguel en lugar del delicioso olor a pan recién cocido, el horno me abofetea con un aroma agrio, penetrante. Lo peor es saber que ese pan espera en casa, puede ser mi cena de hoy o el desayuno de mañana...

Llego y el pan no está, ¡qué alivio! Temprano compraré un pan especial, que cuesta $3.50CUP en la panadería y en la calle vendedores ambulantes lo ofertan a $5.00CUP.
Con el sol sale también mi esperanza, acompañada de pregones “El pan especial, el buen pan caliente y la buena mantequilla”. Entonces, mi vecino Jorge, reencarnación de Simón el Cirineo, interrumpe mi anhelada compra: “Mari, no hace falta, el pan vino tarde anoche y te lo guardé, ahora mismo lo busco”.
Ya en la mesa, frente al recién colado café Hola o debo aclarar una mezcla de chícharo y residuos de café, y el pan con mantequilla –gracias a Dios tengo la bendición de poder comprarla a $13.00CUP la barrita- construyo la undécima estación de este vía crucis. Yo misma subo a una cruz que he de vivir a diario.
Antes estaba adaptada a que el pan no tuviese el gramaje requerido o le faltase grasa, pero lo toleraba porque todos tienen que “luchar y sobrevivir”. Ahora, el problema va más allá de su tamaño y textura, radica en el mal sabor que lleva a preguntarme ¿con qué harina lo hacen? ¿Será de boniato, de yuca?
**El pan de la bodega, adquirido a través de la Libreta de Abastecimiento o Canasta Básica Familiar, cuesta $0.15CUP con servicio a domicilio incluido y toca uno por persona cada día**
María de las Mercedes Rodríguez Puzo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada